CORFO – PDV en Australia

Jun 5, 2017 by

Entre el 9  y el 28 de Abril de este año (2017), gracias al apoyo de CORFO en el marco del Proyecto de Innovación Social "Valparaíso Vuelve al Mar", Thomas Elton (Gerente General) y Angela Herrera (Coordinadora PDV) viajaron a Australia para conocer de primera fuente el trabajo que ha realizado la empresa Hansa difundiendo su espíritu de inclusión y náutica para todos.

Ya son más de 20 años en los cuales Chris Mitchell, el cerebro detrás de esta idea, ha dejado un legado que se extiende por más de 30 países y donde la navegación inclusiva es el centro de la conversación. Gracias a esta iniciativa se han generado diferentes organizaciones deportivas, sociales y comunitarias. La clase Hansa cuenta con afiliados en numerosos países en Oceanía, Asia, América y Europa logrando participar con sus embarcaciones en campeonatos organizados por la federación internacional de la disciplina Náutica "World Sailing" y sus variantes para incluir a personas con discapacidad como los campeonatos "Para World Sailing" donde se utilizan estas embarcaciones.

Actualmente la clase es la más activa en la promoción para lograr que la vela se vuelva a incluir en las disciplinas que participan de los juegos paralímpicos ya que ésta fue sacada del programa debido a sus altos costos de logística e implementación.

Paralelamente a Hansa Sailing funciona una fundación bajo el nombre de "Sailing for Everyone" (S4E), lo que literalmente significa "Náutica para todos" coincidiendo con nuestro slogan y espíritu por más de 13 años. Esta organización promueve la navegación inclusiva a todo nivel, empezando con que el diseño de los veleros es "inclusivo" o "universal", pensado para que una persona, cualquier persona, incluso aquellas personas que no tienen nociones de navegación puedan aprovechar las bondades del viento y el mar a bordo. Su manejo es más que nada intuitivo, el timón funciona y tiene la forma de un "joystick" con un rango de movimiento de unos 90 grados hacia babor y estribor. Esto simplifica mucho las cosas ya que la primera dificultad que nos encontramos cuando aprendemos a navegar es que la embarcación responde al contrario del lado donde uno empuja la caña y para lograr ir donde uno se propone debe coordinar muy bien. La vela mayor tiene sólo una escota, no hay boomvang ni cunninghamm, solamente outhaul para darle mayor o menor profundidad a la vela. 

¿Mucho viento? ¡No hay problema! La mejor parte es que se trata de un velero involcable debido a que posee una orza lastrada, muy bien calculada, para que funcione más como un quillote que como una orza. El o los tripulantes van siempre sentados muy bajos con respecto a la línea de flotación y los asientos están orientados hacia el frente dejando siempre el peso al centro y eliminando el factor crítico de la típica navegación en velero que es tener que cambiarse de lado para compensar la escora (inclinación). Claro que si nos encontramos con mucho viento el tamaño de las velas habrá que modificarlas, enrollando fácilmente con un cabo que se tira para uno u otro lado cosa de poder enrollar o desenrollar las velas de acuerdo al viento. Esta maniobra se hace desde la misma posición, es decir, sentado dentro del velero.

La fabricación de estas embarcaciones se realiza con la lógica de la eficiencia energética y bajas emisiones de contaminantes y residuos. En el mundo ya existen más de 2.500 unidades de las distintas clases de los veleros Hansa.

Una de las iniciativas que surgen bajo esta idea es la fundación "Sailing for Everyone" (traducción "navegación para todos") que busca mostrar y enseñar en las comunidades las bondades de la navegación a vela. Esta fundación no sólo lleva la náutica si no que además busca fondos para que las empresas o los privados australianos cooperen en hacer realidad este sueño para miles de compatriotas que no tienen acceso a navegar debido a los mismos problemas que encontramos siempre: el alto costo de las embarcaciones, su mantención y el espacio requerido para su almacenaje. La fundación entonces ayuda a resolver estos temas con los clubes locales y aprovecha los recursos para invitar a los interesados (escolares, adultos, adultos mayores y discapacitados de diversos niveles) a participar bajo la atenta supervisión de un equipo de voluntarios que se hacen cargo de la coordinación, seguridad y logística localmente.

Mientras estuvimos compartiendo y aprendiendo de todas estas experiencias Chris nos invitó a participar del campeonato "Asia Pacífico" que se lleva a cabo cada 2 años para congregar a todos los regatistas de los Hansa y ver quién es el campeón de cada categoría. Las clases participantes: 2.3 , 303 y Liberty.

Resultados los pueden ver en:

 http://www.rgyc.com.au/results/2017_Hansa_Asia_Pacific_Titles.htm

Así que partimos desde Nowra (unos 150 km al sur de Sydney) con rumbo a Geelong (a más de 800 kilómetro de distancia, en el estado de Victoria, Prince Philip Bay) en 2 van con un remolque donde llevábamos 3 veleros que participarían en la regata además de piezas y partes de repuesto en caso de que alguien las necesitase. El día miércoles 12 fue todo el día en la carretera. Que país más bello! lleno de bosques de diferentes variedades de Eucaliptos, luego praderas infinitas donde las ovejas pastan en calma y las nubes enormes coronan el paisaje de colores fosforescentes.

 

Al día siguiente partimos temprano al Royal Geelong Yacht Club donde tendría lugar la competencia y donde nos encontramos con un animado grupo de tripulantes descargando carros, lavando botes, armando velas y poniendo todo en orden para la competencia. Este día se destinó principalmente a conocer a los actores importantes de Hansa Australia, Hansa Japón, Hansa Internacional y World Sailing. Ayudamos en todo lo que pudimos ya que muchos de estos navegantes no pueden hacer todo por si mismos debido a diferentes discapacidades físicas o mentales. Se siente un ambiente de camaradería, simpatía, apoyo y siempre buena disposición entre todos los que estábamos presentes. Varios voluntarios que no navegaban en la regata pero que estuvieron durante todos los días disponibles para el pesaje, medición, embarque, seguridad y todo lo necesario. Varios de ellos eran padres, parejas o familiares pero también vinieron amigos y desconocidos a ayudar ya que el espíritu de esta clase es la INCLUSIÓN en todas sus formas. Un gran ejemplo!

El día viernes con un poco de lluvia pero rico viento de unos 10 a 15 nudos tuvimos una regata preparatoria donde participaron todas las clases pero con partidas diferidas, una belleza ver todas esas velas de colores! Esta fué la primera vez que nos embarcamos un Hansa 303 (doble) y corrimos con una velas North Sails (Sri Lanka) que se hicieron como prototipo para comparar con las velas comunes de Hyden (Aus). Nos fué super bien y llegamos terceros en nuestra regata. Muertos de frío nos volvimos al club felices. Aquí ayudamos a los demás navegantes a amarrarse, desembarcar, ponerse sus arneses para sacarlos colgados de la pluma ("C Crane"), etc.

El sábado por fin regata! Viento entre 1 y 3 nudos obligó a aplazar la partida por algún rato y luego de hecho se anuló la primera regata (en la que íbamos bastante bien posicionados antes de la primera pierna) debido a que se sobrepasó el tiempo límite para completar la primera pierna de la regata. Segunda partida, más hacia la boya buscando el rincón de la izquierda con un poco más de presión, táctica que dió sus frutos cuando nos aproximábamos a la primera boya pero con amura de babor y la mitad de la flota con amura de estribor nos obligó a dar la pasada y nos quedamos sin viento detrás de una larga fila de veleros. Finalmente completamos la regata en la novena posición de 18 embarcaciones. No hubo más regatas debido al poco viento.

Este mismo día sábado, a partir de las 18 hrs, se realizó una cena en el club de yates donde estaban todos invitados. Nos tocó compartir la mesa con algunas personas de Sydney, Bae y su esposo, padres de Nathaniel, un joven de unos 30 años con una discapacidad mental media que le impide comunicarse al 100% pero que no tiene problemas motrices ni físicos y navega perfectamente solo o acompañado además de jugar tennis, golf, natación entre otros deportes. También estaban Maggie y John Sanderson del Sailability de  Dobroyds Aquatic Club en Sydney. John y Maggie son matrimonio, son mayores y se dedican a la náutica hace muchos años siendo instructores certificado por la federación Australiana y además llevando de manera voluntaria el programa de navegación comunitaria en Sydney. Con ellos también estaba Sarah y su madre. Sarah es una chica de 23 años que comenzó con problemas a la vista a los 17 y que a estas alturas ya prácticamente ha perdido toda su visión. Ella navega con John en un 303 (Maggie navega con Nathaniel) y el sólo le va indicando lo que ella no puede ver como las rachas que se acercan, otros veleros, las boyas, el tiempo... pero es Sarah quien lleva el mando del velero manejando el timón y las velas, sintiendo el viento y escuchando cualquier cambio que signifique hacer un ajuste. 

Ver cómo estas personas (Sarah y Nathaniel son sólo un par) se sobreponen sin pena ni miedo a sus dificultades para salir a pasar un buen rato con sus amigos y otros que disfrutan de igual manera con algo tan sencillo como el agua y el viento, es inspirador. Nunca vimos complacencia o lástima, al contrario los vimos luchar por lo que querían, hacer un esfuerzo mayor muchas veces para lograr algo sencillo, intentar comunicarse y acercarse al resto, vimos sonrisas y amistad. Amor.

Esa noche también se hizo un alto para que la delegación de Japón hiciera una presentación para invitar a los navegantes a participar del Campeonato Mundial que se llevará a cabo el año 2018 en Hiroshima. Toda la ciudad está siendo reacondicionada para recibir a más de 100 tripulaciones, delegaciones y sus acompañantes, que necesitarán transporte, alojamiento y recreación. Una gran oportunidad para el planteamiento de ideas como la inclusión en las zonas urbanas, los servicios y accesibilidad. (Valparaíso 2020??)

El día domingo no hubo viento así que se suspendieron todas las regatas. Aprovechamos para conversar con más navegantes, conocer sus historias, aprender sobre cómo funcionan las escuelas y la Federación  en Australia. Cómo lo hacen para involucrar a los voluntarios y conseguir fondos. También caminamos por el borde costero, nos subimos a un velero antiguo de madera "Tenacious", que en realidad no es antiguo  (pero parece) y fue construido gracias a donaciones y una fundación que lo respalda para que pueda navegar durante todo el año por Australia y de esta forma enseñar a la población sobre la navegación a la vela hoy y antes. Lo más interesante de este velero es que fue construido bajo el concepto de "diseño universal", con el fin de llevar a bordo tripulantes con discapacidades o que deban movilizarse en silla de ruedas con camarotes especiales, baños especiales y todo lo que se requiere para que todos puedan viajar con comodidad, dentro de lo que permite un velero de este tipo. El hecho de ser una "isla" vincula permanentemente a todos los australianos con el mar ya que sus antepasados de alguna u otra forma llegaron vía marítima a las costas australianas y se instalaron en alguna de las 3 ciudad de la costa este: Melbourne, Sydney o Brisbane. Todas estas ciudades tienen un ambiente cosmopolita/británico que se nota en su vialidad, arquitectura y diseño urbano.

El día lunes 17, último día de regatas, amaneció muy nublado y flojo lo que hizo suspender las primeras regatas de la mañana y nos decidió a proceder a guardar todo nuevamente en nuestro carro de remolque para volver a Nowra por la tarde. Lamentablemente (para nosotros), al poco rato de haber terminado de amarrar todo en su lugar salió el sol y el viento y los veleros se fueron a competir dejándonos en tierra con ganas de ir a navegar pero también con la oportunidad de conversar con algunas personas claves en la náutica inclusiva australiana, lo que también fue muy bueno.

La premiación fue muy emocionante con premios en todas las categorías y donde ganaron desde un muchacho de unos 13 años hasta un hombre de más de 60 que corrió junto a su hermano (que tiene una discapacidad mental y física). Así, mujeres, hombre, jóvenes y no tanto, grandes y chicos, con todo tipo de capacidades físicas y mentales, todos compitieron en igualdad de condiciones y los que lograron los primeros lugares fueron fuertemente ovacionados por sus contrincantes. El sentimiento de superación y orgullo por los objetivos logrados era indescriptible y te paraba los pelos.

Todos los representantes tuvieron su turno al micrófono agradeciendo la buena disposición de todos y los buenos ánimos a pesar de que las condiciones de viento no fueron las mejores, todos notaron y elogiaron la participación de los voluntarios que ayudaron a que todo resultara perfecto, algunos recorrieron más de 4.000 kms para llegar!. También salimos premiados los chilenos con el "International Encouragment Award" o "Premio Internacional de Incentivo" que se otorga en general a los nuevos participantes de la clase y en esta oportunidad a los representantes de un nuevo país que se suma a la clase Hansa Internacional.

La despedida después de disfrutar unos "choripanes" a la australiana, es decir, salchicha, pan de molde y ketchup/mostaza, fue muy afectuosa y nos dejó con invitaciones para volver a Geelong, ir a escuelas a lo largo de Australia, conocer las organizaciones locales en Melbourne, Sydney y muchas otras que agradecimos y quedamos en contacto para futuras comunicaciones y ojalá visitas concretas.

Y así terminó nuestra participación en el campeonato Asia-Pacífico 2017 en Geelong. Una tremenda experiencia. Muy agradecidos de todo el equipo Hansa, los voluntarios, los representantes de escuelas y organizaciones y por supuesto gracias a CORFO que permitió, a través de nuestro proyecto de innovación social "Valparaíso Vuelve al Mar", que pudiéramos participar y aprender in-situ sobre este tema y traer estas experiencias a nuestra realidad y  aportar a la ciudad de Valparaíso que tanto añora acercarse al mar.

Sailability Docklands (Melbourne)

El domingo 23 de Abril nos invitaron a visitar y participar del programa de navegación social o "Comunity Sailing" en el antiguo puerto de la ciudad de Melbourne que actualmente está teniendo un boom inmobiliario y donde se han creado espacios de encuentro para la comunidad con la habilitación de antiguos galpones de almacenaje de cargas portuarias como salones de eventos, galerías de artes, restaurantes, locales nocturnos y bares. Este antiguo barrio portuario fue concesionado por una empresa inmobiliaria  que desarrolló un proyecto, solicitado por el municipio, para hacer renacer el antiguo puerto y con la obligación de entregar espacios para la ciudadanía como una biblioteca pública de primer nivel y un centro náutico público. Este último es el que nos interesa a nosotros debido a la similitud con lo que ocurre en Valparaíso con los terrenos portuarios donde se ubica el Puerto Deportivo y donde se quiere desarrollar un proyecto de comercio de retail.

Resulta que el propietario del edificio donde se ubica el "Docklands Yacht Club" es la Municipalidad de Melbourne y ésta permite que 3 organizaciones sin fines de lucro como el club antes mencionado además del "Dragons Boat Club" y el Club de Canoas Polinésicas compartan el lugar de manera ordenada y sin restricciones. Estas organizaciones pagan un total de $1 AUD al año, algo así como $500 pesos chilenos. Esto no es más que para hacer válido el contrato que sostienen todas las partes para que de verdad se esté utilizando las instalaciones de manera adecuada y se cumplan los objetivos que busca la ciudad: ver vida y actividad en la zona del antiguo puerto, entendiendo que esto se trata ,no sólo de un aporte para los habitantes, que cuentan ahora con una actividad y el espacio idóneo donde realizarla, sino que también es un atractivo interesante para turistas que visitan la ciudad. Como punto importante, recalcar que todo esto se encuentra a sólo un par de cuadras del centro financiero de la ciudad.

Todos estos clubes tienen un calendario con sus actividades donde detallan sus horarios y equipamiento a utilizar cosa de que no se topen o crucen con otras actividades y así evitan el colapso del muelle flotante y la grúa. El edificio cuenta con una sala/galpón de almacenaje donde se encuentran divididos por muebles y otros objetos los 3 clubes. Se comparte una sala de reuniones, una cocina y los baños para hombre y mujeres, con acceso para discapacitados y que cuentan con duchas y camarines. Los voluntarios a cargo tienen un permiso especial de estacionamiento que les permite acercarse al edificio pero luego deben dejar sus vehículos en la calle al igual que el resto de la gente.

El trabajo que realizan Shauna y Russell Phillips en Docklands consiste en mantener la instancia para que cualquier persona pueda acercarse a la navegación a vela el segundo y cuarto domingo de cada mes entre las 10 y las 16 hrs, de manera voluntaria ellos abren su club e invitan a transeúntes, adultos mayores, niños y familias a navegar en estos veleros Hansa 2.3 y 303 donde las personas pagan un máximo de $20 AUD para navegar sin límite de tiempo (cuando la cantidad de asistentes lo permite) por las aguas del antiguo puerto. Antes de embarcar todos reciben una breve instrucción (7-10 minutos) donde se explican las medidas de seguridad, la zona de navegación, los conceptos básicos y el funcionamiento de todos los elementos. Siempre hay un bote de goma en el agua listo para ir al rescate en caso de que se termine el viento o que alguien tenga dificultades. 

Shauna y Russell reciben la ayuda de otros voluntarios o "socios" del club quienes pagan una cuota anual de $150 AUD. Con esto financian los gastos propios del club (cuentas, traslados, mantenciones, etc), la compra de insumos (combustible, alimentación, chalecos salvavidas, etc), el traslado de las embarcaciones para participar en campeonatos fuera de la ciudad, etc. Además cada uno de estos socios tiene derecho de usar los veleros cuando quieran previa coordinación con el club. Otra manera que tienen de financiar sus operaciones es pedir el patrocinio de empresas o marcas para que donen el dinero suficiente para adquirir un velero nuevo o usado, un motor, una partida de chalecos salvavidas, etc.  y que luego queda todo estampado con el logo del beneficiario. 

Promueven sus actividades vía el diario local, la municipalidad y casas de retiro ya que no hay colegios ni universidades cerca.

Muy agradecidos por toda la información (además de ayuarnos con nuestras infinitas preguntas, nos entregaron manuales, flyers y de todo) y la posibilidad de navegar en Melbourne nos despedimos de nuestros nuevos amigos deseándonos buena suerte y esperando vernos nuevamente en algún evento.

 

Nowra y Casa Matriz de HANSA

Nuevamente nos encontramos con Chris Mitchell y Jackie Kay, señora y brazo derecho con quien ha desarrollado todo esto hace más de 15 años. Jackie sufre de esclerosis múltiple lo que ha deteriorado su condición física y la obliga a movilizarse en silla de ruedas. Chris ha adaptado toda su vida, hogar y oficina para facilitar su movimiento y vida cotidiana. Auto adaptado, oficina, hogar, piscina de ejercicios, gimnasio. El ingenio de Chris le sale por los poros y todo lo que le rodea tiene su sello personal.

"La Fábrica", como llama a su lugar de trabajo donde se producen partes y accesorios que luego se envían y montan en los botes, que se fabrican en Batam, Indonesia. Este galpón enorme alberga además una sala de fibra, sala de pintura, baño accesible y una oficina compartida donde se instalan Jackie, Donna Britton (Administradora), Tom  y Chris (cuando logra sentarse algunos minutos). 

Además del montaje de piezas en los mástiles, armado de enrolladores y asientos en "La Fábrica" se producen prototipos que se siguen desarrollando o se desechan dependiendo del resultado. Nos tocó ver el casco de un monotipo de 16 pies al que Chris llama "Sweet 16" (haciendo alusión a la esa dulce y tierna edad de los 16 años). También empiezan a verse prototipos de diseño para el futuro trimarán de 31 pies que sí piensa construir en los próximos años y en donde le gustaría viajar por la costa de Australia junto con Jackie. La maravilla de este trimarán trailereable es que será completamente accesible para personas que se movilizan en silla de ruedas, podrán embarcar por sus propios medios (sin grúa) y luego navegar sin problemas. 

Durante los días de nuestra visita nos incluyeron en todas sus actividades. Así conocimos la historia y problemática que ocurría en Huskison, un pueblo ubicado en la ribera de la gran bahía de Jervis Bay. En este lugar salen varias embarcaciones de turismo que hacen avistamiento de delfines y ballenas dentro y fuera de la bahía. Una de estas embarcaciones es un catamarán llamado Port Venture, que hasta ahora, es el único con accesibilidad para personas con discapacidad ya que posee rampas de acceso y espacios a bordo para su fácil desplazamiento aprovechando todos los lugares adentro de la cabina como también en las cubiertas de proa y popa. Resulta que todas estas embarcaciones recalan en un muelle público para realizar sus embarques y desembarques pero hay algunos (los empresarios más antiguos) que dejan sus embarcaciones amarradas por muchas horas, incluso días, impidiendo que Port Venture pueda embarcar a sus clientes con discapacidad. El dueño del catamarán acudió a Chris y Jackie para que le ayudaran a buscar una solución, sabiendo de la gran influencia, contactos e importancia que ellos le dan al tema de la inclusión (un 14% de la población del país tiene algún grado de discapacidad). Lo que hicieron fue plantear la situación frente al comité administrativo del muelle público que congrega a los empresarios, la guardia costera y el municipio. El municipio lleva hace años una campaña a favor de la inclusión, trabajando para que las normativas que exigen accesibilidad para todas las personas en cualquier tipo de comercio se cumplan. Esto se nota en las calles, edificios, centros comerciales, estacionamientos, supermercados, restaurantes... en todo!

Cuando se planteó el tema y se dieron a conocer todos los hechos que acarreaban problemas para unos y otros se caldearon los ánimos y se produjo una polémica debido a que los empresarios que comenzaron con este tipo de turismo náutico asumían que tenían más derecho que los nuevos y así hubo que poner una pausa y re-programar la reunión del comité para algunos días más adelante. Finalmente Chris escribió una carta dirigida a la comisión apelando, a que más allá de la antiguedad, que algunos reclaman, el hecho de ser una sociedad inclusiva es algo que debe nacer de cada persona, el respeto por los demás, el respeto por los bienes que son de todos y la empatía que se requiere para darle cabida a las personas que tienen dificultades (que eventualmente seremos todos en algún punto de nuestra vida) se trata de un valor humano que muchas veces no significa una ganancia económica pero sí una ganancia social. La carta le llegó a todos, era bastante extensa y tocó la fibra de todos los participantes que después de una segunda reunión muy corta, quedaron de acuerdo en no poner más dificultades para Port Venture y que todos los que necesitaran el muelle podrían utilizarlo respetando a sus vecinos y no demorando excesivamente sus tiempos de embarque y desembarque. (con amor, todo se puede)

Tuvimos la suerte de ser invitados a navegar una mañana por Jervis Bay a bordo del catamarán, fue un día bastante movido, con harto viento, lluvia y olas. No vimos ningún delfín ni una ballena, pero pudimos ver in-situ cómo esta embarcación llevaba a sus pasajeros con discapacidad sin ningún problema y que todos iban disfrutando de igual forma el paseo, a pesar del frío. Definitivamente esta iniciativa abre una puerta para TODOS! (Dicen que "Lo que no se conoce, no se cuida", qué mejor manera de dar a conocer la vida marina que con un paseo donde puedes ver mamíferos, aves, olas y paisajes con los acertados comentarios informativos de la tripulación.)

Durante nuestra estadía en Nowra también pudimos participar y colaborar en la medición oficial de los "templates" o moldes de las velas que utilizan todos los veleros Hansa. Para esto vino desde Camberra, la capital, Terry Peek, quien es el Vicepresidente de Reglamento y Medición para la Clase Hansa Internacional (IHCA) y también "Head Coach" para la rama de vela de la organización "Special Olympics". Fueron varias horas de conversación y medición sobre las diferencias entre unas y otras de acuerdo a los fabricantes, materiales y cortes. Muy interesante.

Gracias a la gestión de Jackie también sostuvimos una reunión con Rory McAlester, de Tradestart. Tradestart viene a ser la versión australiana de "ProChile", ayudando a los empresarios locales a exportar sus mercaderías y fomentando los contactos, tecnología y el uso de los beneficios tributarios y de libre comercio que existen entre Australia y otros países. Muy interesante para Hansa y para nosotros ya que se comprometió a ayudarnos en contactar a los empresarios australianos que tienen sus negocios en Chile para que puedan participar a través de la Responsabilidad Social Empresarial en el desarrollo de la náutica inclusiva además de contactarnos con los representantes de la embajada australiana en Stgo.

Antes de partir de Nowra nos convertimos en los representantes y distribuidores oficiales para Chile y Sudamérica de Hansa, además de embajadores de "Sailing for Everyone" que prontamente se traducirá en grandes proyectos de náutica social inclusiva, no sólo para Valparaíso, sino que para todo Chile. Muchas gracias Jackie y Chris por la confianza y su generosidad*!!! Cumpliremos como siempre siguiendo nuestro lema "¡NÁUTICA PARA TODOS!"

*En este punto se agradece su "generosidad". Chris tuvo la oportunidad de venir a Chile y conocer Puerto Deportivo. Es impresionante cómo, a pesar de estar al otro lado del mundo y tener más de 30 años de diferencia, tenemos tantas cosas en común. El espíritu de la náutica para todos es algo que el lleva años fomentando y paralelamente, acá, nosotros hemos hecho lo mismo sin siquiera conocernos. Chris nos ayudó en el Workshop que desarrollamos en Marzo acá en Valpo donde se presentó el proyecto a varios actores y donde se conversaron diferentes ideas para mejorar lo que nosotros nos habíamos planteado (siempre 2 o + cabezas funcionan mejor que una). Aquí Chirs se dió cuenta de cómo algo tan sencillo como la navegación a vela puede transformarse en un hito de cambio social y de inclusión en un país como este. Al terminar el día (ese día de marzo) nos dijo: "he pensado que lo mejor será que nosotros les donemos un bote enseguida, ya que es muy importante que las personas puedan ver con sus propios ojos como funciona todo esto y no sean solamente ideas." El día previo a nuestro primer encuentro en Australia, se envió vía marítima un contenedor con un velero 303 llamado "Big Sister" además de un carro dolly, una grúa "C crane", un sistema de servo, mástiles, velas, herrajes y un arnés para el embarque de personas en silla de ruedas. ¡GENEROSIDAD!

 

Dobroyd Aquatic Club - Sailability NSW (Sydney)

Emprendimos el camino hacia el norte hasta Sydney, una metrópolis de tomo y lomo con más de 5 millones de habitantes y rodeada por el mar en sus numerosas entradas, bahías, calas, etc. El objetivo era reunirnos con John y Maggie Sanderson, a quienes conocimos en la regata de Geelong la noche que cenamos con todas las tripulaciones. Fueron súper amables con nosotros, nos contaron sus experiencias y estuvieron siempre interesados en nuestro proyecto.

El día sábado 29 de Abril partimos al Dobroyd Aquatic Club donde funciona el Sailiability de Sydney. La misión fundamental de esta organización es atender a las personas que tengan alguna discapacidad y que quieran navegar junto con sus familiares o cuidadores. La gente se puede hacer miembro de este club por $30 AUD al año y con eso pueden usar los veleros todos los 2° y 4° sábados de cada mes además de participar como voluntarios en estas fechas para incorporar a otros. Es una excelente estrategia de comunicación cuando a un discapacitado le enseña otro discapacitado. Se entienden mejor por que viven realidades similares y se pierden los miedos rápidamente al darse cuenta de que si él/ella puede hacerlo ¿por qué yo no? 

Llegamos a eso de las 10 am para ayudar con los botes. Sacar todo del galpón, limpiar, armarlos, preparar el bote de goma... Vimos también como en el mismo club también funciona una escuela de Optimist para niños donde todos participan de igual manera turnándose los veleros y aprendiendo mientras juegan con sus compañeros.

A la sesión de ese sábado llegó Sarah (la chica ciega) así salimos a navegar todos juntos en 3 veleros 303: John y Sarah, un voluntario con su hijo y nosotros. El viento duró poco pero alcanzó para que pudiéramos ver la extensión de las vías de agua de Sydney. Navegamos más de una hora y no alcanzamos a salir de un brazo de una entrada de mar! Al regreso ayudamos con el orden y seguimos conversando sobre los métodos de enseñanza y materiales que usan en sus clases. John además es instructor de instructores para Sailing Australia (la federación) asi que nos explicó cómo son los pasos y procesos desde que aprendes a navegar hasta que te conviertes en instructor. Un siete nuestros amigos, una paciencia de oro y una voluntad enternecedora (todo esto lo hacen como voluntarios). Gracias por todo!!

 

El Regreso

Nuestro proyecto de innovación social "Valparaíso Vuelve al Mar", que hemos estado desarrollando junto con nuestros amigos de Plataforma Áurea ha recibido mucha atención de parte de diferentes actores. Por un lado la comunidad náutica, empezando con FEDEVELA que nos ha entregado todo su apoyo para lograr hacer historia como país al llevar por primera vez en la historia de Chile a un deportista nacional (con discapacidad) al campeonato mundial "Para Worlds" que se llevará a cabo en Kiel, Alemania, durante el mes de Junio. Este es un campeonato mundial para discapacitados en todas las embarcaciones que tienen clase y que se acogen a las reglas de Para World Sailing. Para que esto se hiciera realidad recibimos el apoyo económico de World Sailing a través de Para World Developing Programm para financiar el viaje, estadía y competencia en Europa. La embarcación a utilizar será un Hansa 303 facilitado también por Hansa y Para World Sailing.

Nuestro representante en Alemania será Cristián Figari, quien tiene un largo currículum náutico al haber participado en varias clases de veleros acá en Chile llegando a ser campeón nacional junto con su tripulación del yate de la Escuela Naval "Caleuche" donde se conocieron con Thomas Elton. Cristián lleva poco tiempo desde que sufrió la amputación parcial de una de sus piernas y siguiendo con su tradicional entusiasmo por los deportes fué el primero en subirse a bordo del proyecto participando activamente y ahora como representante de nuestro país, embajador de "Náutica para Todos" y "Valparaíso Vuelve al Mar".

Como conclusión no me queda más que agregar que es un orgullo para nosotros estar presentes en el cambio de mentalidad que se está produciendo en Chile, donde la empatía por el prójimo está alcanzando a todos y donde queremos dejar nuestra huella, por que

¡EN EL MAR SOMOS TODOS IGUALES!

¡NÁUTICA PARA TODOS!

 

Páginas de interés

www.hansasailing.com

www.hansaclass.org

www.s4e.org - Sailing for Everyone Foundation

www.sailing.org - World Sailing (ISAF)

www.sailing.org/disabled - Para World Sailing

www.sailability.org

http://www.sailabilitynsw.org/welcome.aspx?clubid=10